¿Y los que no las prefieren brutas?

4 Feb

Por Amanda Quientero (@amandaisabel87) La dinámica del S-21 nos engaña constantemente haciéndonos pensar que ya no hay que analizar las cosas, simplemente “siguiendo estos tres pasos usted se convertirá en un solicitado políglota/una miss universo/un cheff profesional” (not!). Creemos que ahora todo viene en cajitas con recetarios para que todo quede perfecto sin hacer el más mínimo esfuerzo físico o mental, el problema es que las relaciones humanas aún no han sido industrializadas; y ahí comienzan los estrellones.

Entre mis recetas favoritas está la de “los caballeros las prefieren brutas”, y dicho estereotipo no puede sino venir acompañado por sus respectivos contornos: “a todas les gustan las rosas rojas”, “todas quieren que les lean poesía” y “cualquier mujer moriría por una caja de bombones el día de San Valentín”.

¡Pues no! Ni las mujeres son brutas, ni los hombres las andan buscando brutas; ahora, dóciles es otra cosa. A muchos hombres les encantan las mujeres dóciles, porque los hacen sentir como los machos alpha de la manada, y eso está bien porque para las mujeres un tipo que es capaz de proteger y decidir es muy sexy, pero no todos los casos son iguales.

Por ejemplo, poco a poco la figura de la cuaima se ha perfilado en la sociedad moderna de la mano de la liberación femenina, a mi entender una cuaima es simplemente una mujer no dócil ¿y se han dado cuenta de cuántos hombres las prefieren no dóciles? ¡Son muchísimos! Mi observación personal es que tiene mucho que ver con su figura materna, así que chicas, si quieren ver qué tanto chance tienen con un tipo pregúntenle sobre su madre, suele haber una buena correlación, y no por casualidad de la vida sino porque como escuché una vez en una obra malísima: el hombre sólo está preparado para un tipo de psicosis, la de su madre.

Luego el problema no es de preferencias, la cuestión está en que las mujeres no dóciles suelen querer estar fuera de los estereotipos y sus contornos, por lo tanto un tipo le llega con una rosa roja y ella sólo tiene dos opciones: si le gusta pensar “qué lindo que al menos hace el esfuerzo”, o si no le gusta pensar “pobre carajo”. Es así de simple.

Entonces, si cada uno de nosotros es distinto y no hay recetas para relaciones perfectas las mujeres deberíamos quitarnos el complejo de que “ellos nos prefieren brutas”, y dedicarnos a explorar al que tenemos en frente, ver qué le gusta y con qué grado de docilidad las prefiere porque tarde o temprano la no compatibilidad va a explotar. Los hombres por su lado dejar de guiarse por los clichés hollywoodenses, conocerse a sí mismos poniéndose el docilómetro y conocer a la persona con quien quieran estar, total todos queremos evitar a toda costa terminar siendo el “pobre carajo”.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: