De los hombres, las mujeres, la presión social y los prejuicios

1 Mar

Por Batita González (@Batita_Gonzalez).- Hace poco tiempo hablando con un amigo surgió la pregunta de las 60mil lochas, esa que nos hemos hecho por los siglos de los siglos amén y que ni aún hoy con tanta liberación femenina e igualdad de género hemos podido resolver.

¿Por qué existe una presión para que los chicos se acuesten con quien se les venga en gana pero que, aún hoy, a las chicas se les tilda de ”zorras” si son sexualmente activas y además lo pregonan y disfrutan?

Después de muchos argumentos, de hacer una pequeña ‘’encuesta’’ con nuestros amigos llegamos a la conclusión que no existe ninguna presión para que los hombres se acuesten con nadie. PUNTO. Y sí, no se me asombre querido lector, la presión no es para que anden follando con media humanidad, la presión es para que DIGAN que se han acostado con Raimundo y todo el mundo. He ahí la diferencia.

Es parte de la competencia absurda de ser ‘’el macho alfa experimentado’’ del grupo de amiguitos, es parte del ego masculino, de ‘’yo me he agarrado a no se cuantas brother’’, es el vínculo que los hace parte del grupo de los ‘’cotizados’’, en cambio a las chicas no se les presiona para nada, una solita decide lanzarse al abismo de las lascivias porque ‘’lo amo’’, (para aquellas que necesitan –a estas alturas- justificar el ‘’entregársela’’ a alguien) o ‘’porque me gusta el tipín en cuestión’’. El asunto está en que ellos son aplaudidos en todas las plazas del mundo mientras que nosotras podremos ser apedreadas en las plazas públicas de la sociedad por ser ‘’de cascos ligeros’’ como dice mi padre.

Por lo que la diferencia radica en las charlas que surgen sobre el tema en los círculos sociales, tomando como ejemplo la percepción de mi amigo déjenme ilustrarles la ‘’presión’’ por decir que se tiene experiencia en las artes amatorias.

Cuando un hombre habla con otro hombre, o una mujer:

– Si un hombre dice que le agarró la mano, no pasó nada.
– Si un hombre dice que la besó, sólo le agarró la mano.
– Si un hombre dice que se cayeron a besos, sólo le dio un beso con los labios.
– Si dice que le metió mano, sólo se dieron unos besos.
– Si dice que le quitó ropa, sólo le metió mano.
– Si dice que se acostaron, sólo le metió mano.
– Si dice que se han acostado seis veces, quizás, quizás, es verdad que se acostaron una vez.

Cuando una mujer la habla a un hombre o a una mujer:

– Si una mujer dice que sólo se agarraron de manos, se besaron.
– Si dice que sólo se dieron unos besitos, se cayeron a besos una hora.
– Si dice que se cayeron a besos, le metieron mano, y duro.
– Si dice que le metieron mano, y duro, entonces se acostó con el tipo.
– Si dice que se acostó con el tipo, pero sólo una vez, entonces ya van como seis.

¿Ven la diferencia? En ambos casos somos unos engañados, con remilgos de preadolescentes en la edad media y sin cojones de asumir la realidad. Si un chico se acostó con una chica, bien por él, ‘’score’’, si la chica se acostó con un chico, bien por ella vale, ‘’you go girl’’, y listo el pollo.

Si somos seres humanos, con hormonas, feromonas y neuronas y funcionamos más o menos de la misma manera porque andar aún con el complejo del ‘’que dirán’’, y no querido lector, no quiero que me tome por una libertina, pero es la puritita verdad, si todos fuéramos más conscientes de nuestra sexualidad, fuéramos responsables con ella y dejáramos de lado de una buena vez el asuntito de la ‘’moral’’ seríamos una sociedad más feliz.

Para finalizar les dejo una ecuación sencillita. El sexo libera endorfinas, las endorfinas nos hacen felices. La gente feliz no anda por la vida tratando al otro mal. Es sencillamente una transacción ganar-ganar.

8 Responses to “De los hombres, las mujeres, la presión social y los prejuicios”

  1. Marcos March 2, 2011 at 1:58 am #

    Está usted en lo cierto, señorita Batita!

    Por casualidad, últimamente he leído varios posts sobre esto. Mi opinión en todos los casos ha sido la misma: necesitamos urgente un baño de honestidad, quitarnos los prejuicios y escaparnos de las presiones sociales.

    Como siempre, muy acertada.

    • Batita Gonzalez March 2, 2011 at 4:11 pm #

      Marcos! Gracias por leer y comentar, creo que usare la metafora del baño de honestidad en algun otro texto. Bienvenido a nuestro mundo… Sifue dandonos feedback. Sorry la falta de acentos, sigo sin saber acentuar desde el ipad jajaja

  2. Daniel March 2, 2011 at 4:17 am #

    Al contrario de lo que dices a las mujeres también se les presiona para que tengan sexo con los chamos. Es muy usual en las chamas que son vírgenes y pertenece a un grupo en la que más de una ya ha tenido su primera vez. Inmediatamente se piensa de la chama que es una “galla”, o cosas por el estilo.

    Aunque es verdad que para cierto tipo de personas “está- bien-que-un-chamo-tenga-miles-de-relaciones”;en condiciones normales, también él es acusado de “perro”. Todos hemos escuchado, más de una vez, en nuestras vidas: “Todos los hombres son unos perros”.

    Sin embargo, es verdad que la mayoría de los chamos tienden a exagerar sus relaciones. Y las chamas, a “maquillarla”. En esto sí estoy de acuerdo, porque es lo que he visto.

    Ahora, con respecto a la transacción “ganar-ganar” lo veo como una forma de restarle importancia al acto en sí, como banalizarlo asociándolo a sólo lo físico (químico) con las endorfinas. Es decir, no me malinterpretes, no soy un pacato. Pero hay más que algo físico en el sexo, o por lo menos eso creo yo. El punto es que hay que entender esto para que los chamos dejen de ser tan idiotas tratando de “impresionar” y las chamas no querer ser “juzgadas”. Hablo de esto: por algo la palabra “sexo” tiene un parecido en su raíz, en latín, con el seis (sex-) y se cree que hace referencia a una de suma de 3 + 3 (físico, emoción y sentimiento) claro que no en ese orden, eso varía según cada quién, pero el hecho es que, se quiera o no, a juro pone eso en juego cuando se tiene sexo. Luego, al estar conscientes de eso: por supuesto que seremos una sociedad más feliz; precisamente porque se entiende que tan profundo puede ser un acercamiento de ese tipo.

    • Batita Gonzalez March 2, 2011 at 4:23 pm #

      Daniel! Que buena observacion, lo de la raiz griega, no lo sabia y me parece algo interesantisimo. Con respecto a lo de banalizar el sexo no estoy de acuerdo, el sexo es eso… Un intercambio fisico con reacciones quimicas basadas en la atraccion y el deseo que dos personas tienen, a la combinacion del sexo con emociones, sentimientos, es lo que yo llamo “hacer el amor” es el acto trascendental de querer a alguien y elevarlo al plano fisico, involucra amor, confianza, un estado de vulnerabilidad, compromiso y entrega… Podemos tener sexo con alguien porque nos gusta, nos atrae… Y puede suceder con varias personas a lo largo de nuestras vidas. Hacer el amor en cambio esta asociado a una relacion de pareja y a una mezcla de factores que unen lo fisico con lo emocional.

      Gracias por comentar, creo que los distintos puntos de vista que puedan surgir de un determinado tema en el blog son los que nos hacenc crecer.

      Sorry la falta de acentos, el ipad y yo no nos llevamos bien jajaja

  3. Ma. Ignacia March 9, 2011 at 1:16 am #

    Recomiendo leer un libro de Huxley llamado “Un mundo feliz”
    No sé si lo has leído Barbarita, pero me llamó la atención tu último comentario sobre la ecucación. El libro se trata -entre otras cosas- justamente de eso. El autor crea una distopía en la que la sociedad tiene sexo entre unos y otros que sientan atracción, sin discriminación alguna, y en la que no se hace el amor porque se vanalizó tanto el acto que volver atrás significaría un atraso.
    Aún tengo muchos dilemas al respecto. Es un tema fascinante. Buen artículo.

  4. ardi March 13, 2011 at 7:02 pm #

    Bati, we’re on the same boat girlfriend. Claro, tú lo dices elegantemente… Love these posts.

  5. Manuel Fortoul July 13, 2011 at 9:17 pm #

    Dos comentarios, mi querida Bati, sobre tu post: En el primero, “ternuroso”, te quiero decir que sí existe un mundo con esa naturalidad que reclamas, ajeno a toda pacatería, donde el engaño sobre “lides amorosas” es innecesario porque no hay estatus que ganar o perder con eso, no hay juicio más allá de uno equivalente a “a mí no me gusta el queso de cabra”. Y, para colmo, en ese mundo que reclamas -y sí, está ahí-, no existen sentimientos culposos alrededor del sexo -o sus derivados-: esa culpa monoteísta por la incorrección (sucia) de nuestro sucumbir al libido está exorcizada de plano y sin remilgos, por chicos y chicas, por XX’s y XY’s. Y este mundo, mira tú, no está, espacialmente, ni lejos ni cerca: la distancia a él se mide en gente y en años. Para utilizar tus términos: los remilgos “preadoscelentes” son propios de la “preadolescencia”, y luego se van.
    El segundo comentario, pedagógico- crítico, se refiere a los inmensos peligros de la generalización. Porque en tu ecuación, (la cual, sin duda, tiene valor humorístico, práctico y demostrativo) dejas de lado abiertamente una serie de especímenes que son los principales motivadores de estos comportamientos, y son, precisamente, aquellos que DE HECHO se “portan mal” (referencia a la promiscuidad que espero sepas perdonar, pero me encanta). Hay una realidad fabulosa, que pongo ante tu consideración: los caballeros que de hecho son constantemente promiscuos, los que tienen sexo con distintas parejas la misma semana -o el mismo día- y están acostumbrados a eso (no fue un milagro de navidad), no lo publicitan; de hecho: HACEN TODO LO POSIBLE POR MANTENERLO OCULTO, sencillamente porque esta publicidad es contraproducente para sus fines -y sus costumbres-. Las mujeres que se “portan mal”, por el contrario, publicitan sus “romantic escapes”, sencillamente porque sirve a sus intenciones de seguir “portándose mal”. Sencillo y anti-intuitivo, ¿no?. Finalmente, también a modo pedagógico: ¿cómo se delata el caballero que decide no publicitarse, antes de que sea muy tarde -y muy obvio- que lo es? Pues bien, sencillo: es el que se desespera cuando otro amigo (no tan caballero) la puede besar (un “la” genérico, cuidado con eso) y no lo hace. Claro, “besar” es un decir.

    Besos

  6. Batita July 14, 2011 at 2:22 am #

    Gracias querido Manuel, por leer y además comentar. Entiendo tu tesis, válida por demás y creo que eso es lo que buscaba con el texto, generar algún tipo de debate al respecto, traer a la mesa un tema del que siempre hay algo que decir. Y claro que generalizar no es la clave, más bien fue una manera de cerrar el post tratando siempre de polemizar, de buscar que alguien respondiera.

    Nosotras queremos hacer de este espacio un blog en el cual cada uno, hombre, mujer diga lo que piensa, nos de sus críticas y sus puntos de vista, y así intercambiar opiniones. Aparecimos como una alternativa a los blogs de mujeres que se alejan de las tendencias neopuritanistas o megafeministas para que cada una se muestre como es, con sus momentos hormonales y sus comentarios racionales -como todas las mujeres- pero también queremos que cualquiera venga a decirnos su postura sobre lo que aquí posteamos.

    Pronto vendrán más cosas en el blog, tenemos unas secciones y unos textos bajo la manga.

    Un besote y Bienvenido!🙂

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: