Reflexiones de una boda real

25 Apr

Por Amanda Quintero (@amandaisabel87)


Y por supuesto que la boda real no podía pasar desapercibida por las mujeres del siglo XXI, desde los ingredientes del pastel hasta el anillo van a ser reseñados esta semana. Eso nos da mucho en qué pensar.

Es inevitable que durante esta semana desde las Susanitas hasta las Cougar secretamente soñemos despiertas en nuestra boda de ensueño, vamos que todas esas historias de princesas moldearon nuestras pequeñas mentes y es muy difícil huir de ello.

Zapatillas de diamantes, sin tacón o converse;  el buqué de rosas o de orquídeas, muñequitos de torta tradicionales o personalizados, ¡o quizá sin muñequitos! Hay tantos detalles en los que pensar, de día, de noche, en el jardín, en la playa, en la iglesia… pareciera no terminar nunca.

Sin embargo, la boda de Kate y William me trajo un pensamiento que debo compartir con ustedes, una verdad sobre los nuevos cuentos de hadas: la visión del amor de las mujeres en el siglo XXI.

A lo largo de la historia vemos matrimonios arreglados sin que los esposos se conozcan, luego esto se convierte en la elección del hombre apropiado, y el matrimonio de Diana y Charles –al igual que las telenovelas noventosas- nos muestran una visión trágica del matrimonio; frases como «te necesito» o «amarte duele» han teñido los diarios de millones de mujeres que vivieron y crecieron en los siglos pasados.

Pero la historia de Kate y William nos muestra otra cosa, una pareja de muchos años de noviazgo que se complementa para hacer cosas cotidianas y cosas exclusivas de la realeza, y que incluso ha tenido breaks en estos diez años de novios. A Kate se le ve salir sola, estudiar una carrera universitaria en incluso agarrar el autobús ¡es una mujer independiente! Hasta se dice que diseñó su propio vestido…

Esta historia de princesas y príncipes nos dice que ha habido un cambio sustancial en la percepción sobre el amor de parte de las mujeres de esta era, ya no está s con un hombre porque necesitas una figura masculina que te represente sino porque quieres estar con él, y no por ello dejas de tener tu propia vida y tu manera de pensar. Es una era maravillosa.

Ya sabes, sácate del vocabulario eso de «necesitar» a fulanito, has el ejercicio de decir que «quieres» estar con él, y si no te suena congruente en tu cabeza creo que es hora de cambiar de fulano. Es tu decisión.

One Response to “Reflexiones de una boda real”

  1. Adriana Terán April 28, 2011 at 4:20 pm #

    Lo has dicho todo. Es una era maravillosa.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: