Cursivas Íntimas

6 Sep

Por Amanda Quintero (@amandaisabel87)

«Pienso, luego existo», Descartes

Bueno señores, las mujeres existimos.

Y se nota que sigo de vacaciones, porque mi fuente de inspiración vuelve a ser una película. En esta oportunidad es el turno de Lo que las mujeres quieren, con Mel Gibson. Por si alguien no la vio, la peli va de un tipo que, por razones no explicadas,  puede escuchar los pensamientos de las mujeres durante un tiempo determinado; es una oda divertida que se pasea por una realidad inequívoca: las mujeres nunca, nunca, dejamos de pensar.

Sí, desde que nos levantamos, antes de abrir los ojos, comienza la perorata: « ¡No! ¡Esa alarma de nuevo, no!, un día de estos de verdad que voy a cambiarla a algo más placentero –no, no puedo, si no es así no me despierto-, ay no, un ratito más -¿pero para qué si ya sé que en cinco minutos debo levantarme de nuevo? Mejor me levanto de una vez….». Y ese es sólo el comienzo.

Una vez despiertas planeamos el día –sin importar que luego se nos olvide, o nos distraigamos a mitad de plan-, y de ahí en adelante continua un proceso de sinapsis al estilo Wikipedia, una cosa te lleva a otra y de vez en cuando vuelves a lo que estabas pensando originalmente. Pero siempre, siempre, estamos pensando.

Las mujeres conversamos con nosotras mismas, tenemos la capacidad de tener dos, tres o muchas más personalidades que recuerden, critiquen, cuestionen, aconsejen y complementen sobre absolutamente todo lo que pensamos: «Acuérdate de que tienes que [actividad importante] –sí, porque ayer lo anotaste en la agenda e igualito no lo hiciste-, ¿y cómo lo vas a hacer? –deberías primero…» y cada cosa tiene su debida entonación, quizá tenga distintos tonos, y si afortunadamente tenemos el privilegio de hablar otro(s) idioma(s), seguramente activamos el party lingüístico con la excusa de «no perderlo».

Además, las mujeres tenemos la capacidad de ir pensando en una cosa y activamente escuchando otra y, aunque de vez en cuando se pierda el foco, por lo general lo llevamos bastante bien. Pongamos un ejemplo:

Lo que un espectador vería:

–          Silvia: ¡Hoola, chama! tanto tiempo que no te veía ¿Qué más, cómo está todo?

–          Carlota: Chévere ¿tú? ¿todo fino?

–          Silvia: Sí vale, todo bien. Bueno, te dejo que voy corriendo, nos tomamos un café un día de estos.

–          Carlota: Sí, seguro ¡Chaoo!

Lo que están pensando simultáneamente:

–          Carlota: «Que no me vea, que no me vea, mira para otro lado –¡Oh, no! me vio, bueno actúa natural como si no la habías visto»

–          Silvia: ¡Hoola, chama! tanto tiempo que no te veía ¿Qué más, cómo está todo?

«Qué fina esa camisa, pero engordó un pelo desde la última vez que nos vimos. Me dijo Cristina que parece que estuvo peleando con Luis»

–          Carlota: Chévere ¿tú? ¿todo fino?

« ¡Miércoles! Ese tinte de verdad que no le sentó, seguro se fue a la piscina después de pintárselo porque le agarró ese tono anaranjado tostado…»

–          Silvia: Sí vale, todo bien. Bueno, te dejo que voy corriendo, nos tomamos un café un día de estos.

            «Ese chisme no me lo pierdo ¿le habrá montado los cachos?»

–          Carlota: Sí, seguro ¡Chaoo!

            «Uff, seguro me va a querer sacar el tema. Bueno, que ella brinde el café»

Claro, esto fue sólo un ejemplo, el rango de acidez o cariño de las cursivas íntimas depende del grado de amistad entre ambas, sin embargo nunca faltan.

Es por eso que tantas mujeres van a spas, hacen yoga, ejercicio, meditación, o algo ¡algo que silencie por un momento esa necesidad compulsiva de pensar y re-pensar todo! Algo que nos dé un momento de silencio para recuperar la paz.

Por eso, mujer del siglo 21, dedícate aunque sean veinte minutitos al día en alguna actividad que te guste y te obligue a despejarte, porque cuando no pausamos las cosas y les damos tiempo para que simplemente se asienten las ideas no podemos verlas con claridad. Aprende a disfrutar del silencio, no te arrepentirás.

Les dejo este comercial argentino, simplemente genial:

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: