Archive | Amigas RSS feed for this section

Cursivas Íntimas

6 Sep

Por Amanda Quintero (@amandaisabel87)

«Pienso, luego existo», Descartes

Bueno señores, las mujeres existimos.

Y se nota que sigo de vacaciones, porque mi fuente de inspiración vuelve a ser una película. En esta oportunidad es el turno de Lo que las mujeres quieren, con Mel Gibson. Por si alguien no la vio, la peli va de un tipo que, por razones no explicadas,  puede escuchar los pensamientos de las mujeres durante un tiempo determinado; es una oda divertida que se pasea por una realidad inequívoca: las mujeres nunca, nunca, dejamos de pensar.

Sí, desde que nos levantamos, antes de abrir los ojos, comienza la perorata: « ¡No! ¡Esa alarma de nuevo, no!, un día de estos de verdad que voy a cambiarla a algo más placentero –no, no puedo, si no es así no me despierto-, ay no, un ratito más -¿pero para qué si ya sé que en cinco minutos debo levantarme de nuevo? Mejor me levanto de una vez….». Y ese es sólo el comienzo.

Una vez despiertas planeamos el día –sin importar que luego se nos olvide, o nos distraigamos a mitad de plan-, y de ahí en adelante continua un proceso de sinapsis al estilo Wikipedia, una cosa te lleva a otra y de vez en cuando vuelves a lo que estabas pensando originalmente. Pero siempre, siempre, estamos pensando.

Las mujeres conversamos con nosotras mismas, tenemos la capacidad de tener dos, tres o muchas más personalidades que recuerden, critiquen, cuestionen, aconsejen y complementen sobre absolutamente todo lo que pensamos: «Acuérdate de que tienes que [actividad importante] –sí, porque ayer lo anotaste en la agenda e igualito no lo hiciste-, ¿y cómo lo vas a hacer? –deberías primero…» y cada cosa tiene su debida entonación, quizá tenga distintos tonos, y si afortunadamente tenemos el privilegio de hablar otro(s) idioma(s), seguramente activamos el party lingüístico con la excusa de «no perderlo».

Además, las mujeres tenemos la capacidad de ir pensando en una cosa y activamente escuchando otra y, aunque de vez en cuando se pierda el foco, por lo general lo llevamos bastante bien. Pongamos un ejemplo:

Lo que un espectador vería:

–          Silvia: ¡Hoola, chama! tanto tiempo que no te veía ¿Qué más, cómo está todo?

–          Carlota: Chévere ¿tú? ¿todo fino?

–          Silvia: Sí vale, todo bien. Bueno, te dejo que voy corriendo, nos tomamos un café un día de estos.

–          Carlota: Sí, seguro ¡Chaoo!

Lo que están pensando simultáneamente:

–          Carlota: «Que no me vea, que no me vea, mira para otro lado –¡Oh, no! me vio, bueno actúa natural como si no la habías visto»

–          Silvia: ¡Hoola, chama! tanto tiempo que no te veía ¿Qué más, cómo está todo?

«Qué fina esa camisa, pero engordó un pelo desde la última vez que nos vimos. Me dijo Cristina que parece que estuvo peleando con Luis»

–          Carlota: Chévere ¿tú? ¿todo fino?

« ¡Miércoles! Ese tinte de verdad que no le sentó, seguro se fue a la piscina después de pintárselo porque le agarró ese tono anaranjado tostado…»

–          Silvia: Sí vale, todo bien. Bueno, te dejo que voy corriendo, nos tomamos un café un día de estos.

            «Ese chisme no me lo pierdo ¿le habrá montado los cachos?»

–          Carlota: Sí, seguro ¡Chaoo!

            «Uff, seguro me va a querer sacar el tema. Bueno, que ella brinde el café»

Claro, esto fue sólo un ejemplo, el rango de acidez o cariño de las cursivas íntimas depende del grado de amistad entre ambas, sin embargo nunca faltan.

Es por eso que tantas mujeres van a spas, hacen yoga, ejercicio, meditación, o algo ¡algo que silencie por un momento esa necesidad compulsiva de pensar y re-pensar todo! Algo que nos dé un momento de silencio para recuperar la paz.

Por eso, mujer del siglo 21, dedícate aunque sean veinte minutitos al día en alguna actividad que te guste y te obligue a despejarte, porque cuando no pausamos las cosas y les damos tiempo para que simplemente se asienten las ideas no podemos verlas con claridad. Aprende a disfrutar del silencio, no te arrepentirás.

Les dejo este comercial argentino, simplemente genial:

Advertisements

5 reglas que una mujer puede/debe romper en esta época

16 Aug

Por Laura Solórzano (@LauSolorzano)

Conversando con mis amigas sobre qué tema podía tratar en mi próximo post me comenzó a surgir la idea de esas reglas absurdas que por los siglos de los siglos (amén) hemos cumplido como si nuestra vida dependiera de ello. La verdad es que sí, hay unas cuantas reglas que pues debes cumplir, digamos no matarás (ni te matarás) es una de ellas, pero vale tenemos un montón de otras que cuando las analizas bien son hasta absurdas.

Pensando en el tema de las reglas comencé a descubrir que a lo largo de la historia (por lo menos desde que la estudio) la mayoría de las reglas deben ser cumplidas por las mujeres por aquello de “la sociedad”. Así que recordé un ensayo que hice en la universidad sobre una comparación entre el Siglo 21 y el Siglo  XVI (siglo del renacimiento), todo esto me llevó a plasmarles aquí 5 reglas. Comencemos.

  1. Tacones ¿Para qué?: A pesar de que a muchas les encante andar en tacones, bien sea por formalidad, por amor, por trabajo, lo cierto es que suelen ser incómodos (y no me digan que no). Antes se acostumbraba al ir a una fiesta que los tacones era lo último que una mujer se podía quitar, perdía la elegancia, el glamour. Olvídense de eso, lo mejor que pueden hacer es verse bellas en tacones las primeras dos horas (yo sólo aguanto una) y después de ahí sacar el arma secreta: unas sandalias chatas plateadas o que combinen con el vestido.  Al día siguiente estarán como nuevas. Admeás creo que los tacones tienen su momento.
  2. Los colores ¿Cuáles?: Salvo la regla de que para una boda o quince años no te puedes vestir de blanco porque opacas a la novia, me parece que todas las demás reglas se deben romper. Aquello de “colores de día”, “colores de noche” es un invento de algún diseñador de moda, pero ya que estamos en algo parecido al renacimiento donde todo está permitido y donde comenzamos a renovarnos está permitido ser creativas. Mi color es el rojo y créanme que a donde voy llevo conmigo algo rojo.
  3. Hombres ¿Cuándo?: Esta regla la rompieron nuestras mamás, probablemente no nuestras abuelas, pero sí con nuestras mamás y la liberación femenina, la píldora anticonceptiva y demás comenzaron a generar una grita en esta norma, aquella de “debes llegar virgen al matrimonio”. Digo, que si son felices y les provoca pues adelante, eso sí a cuidarse porque el mundo está sobre poblado de niños “metidas de patas”.
  4. Ropa ¿Ponerme eso?: El mundo ha cambiado y con él la moda. Chama, déjate de rollos y ponte lo que te dé la gana, cómprate esos pantalones que se usan para hacer Yoga y póntelos para ir al cine, guarda los lentes aburridos y compra los divertidos que te hacen feliz. Ser mujer del siglo 21 implica descubrir lo que eres, cómo eres y saber que todo eso se proyecta. Así que la próxima vez que estés en una tienda COMPRA lo que quieras sin pensar en “Susanita qué dirá sobre esto”. Ya el mundo se encarga de generar fábricas de mujeres, no comencemos nosotras a crearlas también.
  5. Dieta ¿Con qué se come eso?: A ver, aquí no quiero que entremos en polémicas; yo misma estoy “haciendo” dieta en este momento y es que esa dieta consiste en comer sano y balanceado, pero también consiste en sentarme en Ávila Burger y pedir una hamburguesa, comer chocolate, etc., pero también hacer ejercicios. En muchas épocas y culturas se ha creído que la mujer es más bella gorda o flaca. La verdad es que la belleza en esta época va de la mano con sentirte feliz contigo. No importa si eres una MMC o una MM o sencillamente si estés preparándote para casarte, lo  importante del asunto es que te sientas sana y feliz.

Justo ahora comienzan a ocurrírseme más de estas, pero quiero escucharlas a ustedes ¿Qué regla puedes romper en esta época?

Las amigas y sus consejos.

31 May

Por Laura Solórzano (@LauSolorzano) .- Entre tanto material que tenía para escribir resulta que me volví un 8, que si “escribe sobre las cuaimas”, o “sobre los cambios de nicks”, mejor aún “escribe sobre la infidelidad femenina, seguro te queda buenísimo el artículo”. Pero nadie me propuso escribir jamás sobre “los consejos de mi amiga”. Porque digamos, como me dijo Meche un día “El problema es que somos expertas en la vida de las demás, pero no en la nuestra”, ¡Mm! Eso parece ser, definitivamente estamos demasiado pegadas al rompecabezas como para ver la imagen completa y por eso no podemos entender qué nos está pasando en pleno siglo XXI.

Ser mujer hoy en día imagino que debe ser un poco más complicado de lo que fue serlo hace unos cuantos años, sobre todo por aquello de tener acceso a la tecnología y que entre Facebook, Twitter, Flickr, YouTube y los BBM no hay nada oculto.  Pero ya va, eso funciona para hablar el tema pareja, pero ¿Y las amigas?

Estoy segura que todas las mujeres tenemos distintos tipos de amigas con distintos tipos de consejos –los cuales jamás escuchamos-. Así que ahora nombraré 5 tipos de amigas que solemos tener en este siglo tecnológico:

1.- Amiga Internet: Tiene que ver con aquella amiga que te da consejos por Facebook, Twitter, BlackBerry, Iphone y ese consejo va con un link de YouTube o alguna revista loca que vio por ahí. Generalmente ella te da consejos útiles pero te encanta guardarlos para “verlos después con calmita”. Además de eso, es la amiga a la que probablemente nunca veas, pero que siempre está presente de alguna manera. Puede ser también catalogada como Facebook Stalker.

2.- Amiga Drama: Nada está bien, o nunca está lo suficientemente bien. Es increíble cómo para ella darte un consejo tiene que recordarte a Pedrito, el niño de 4to año del colegio del que le hablaste una vez y de cómo no funcionó el asunto con él por estar pendiente de entrar en la universidad. Esta amiga te llama largas horas, llora contigo, por todo arma un show. En fin, este tipo de amiga es mejor si la tenemos pero la apartamos un poco de nuestras vidas, de lo contrario se nos llena de drama.

3.- Amiga P… Con consejos un poco más liberales: Ella nunca, nunca entiende tu drama con un tipo si afuera tienes más de uno disponible para ti; vive cuadrándote a los amigos y como nunca haces nada con ellos pues… Ella termina siendo la reina de las fiestas. Te compra vestiditos cortos, te busca enlaces pornos y cree que el mejor consejo que te puede dar en la vida es “un clavo saca a otro clavo”… O… En fin, esta es tu amiga divertida que dependiendo de tu personalidad te divierte o te cansa. En mi caso, no tengo una amiga así sino un amigo, así que no me cansa mucho.

4.- Amiga “MMC”: Evidentemente todas nosotras sabemos lo que es una MMC (Mientras Me Caso o mujer del Siglo pasado). No tengo mucho que decir sobre esta amiga más que tiene todo listo para tu boda con una invitación que tiene un espacio en blanco  que dice: “Inserte aquí nombre del novio perfecto para tí”. Sí, parece loco, pero esta es la amiga que siempre te dará consejos para casar a ese hombre que te pareció lindo en la cafetería o discoteca. A veces es bueno huir de esas amigas.

5.- El combo amiguero: Este combo incluye a más de una amiga, ese es el que tienes en un grupo de BBM y que contiene a todas las anteriores y más. Claro, juntas son espectacuales las amigas, separadas puede que ya no las aguantemos tanto, pero este combo amiguero es el que está listo apenas grites diciendo: Niñitas, está saliendo con otra; me dejó porque es gay; no está emocionalmente disponbile. Así que les recomiendo que armen su combo.

En fin, para mi una de las cosas más importantes de la vida es contar con un grupete de amigas que ha sido mi soporte en muchas cosas pero que sobre todo: Soportan mi intensidad y excentricidad.

Y pues, no, no siempre se habla de hombres y mujeres. También hay amigas del siglo XXI.

%d bloggers like this: