Archive | Hombres RSS feed for this section

Ya estás lista para casarte

19 Aug

Casarse

Por Amanda Quintero (@AmandaIsabel87)

Sentados a la mesa, en familia, sucedió y quedó dando vueltas en mi mente… Otro paradigma del siglo XX, y que siento debo compartir con ustedes, mis mujeres del siglo XXI.

 

Para una ocasión especial había cocinado unas berejenas a la parmesana. Era una  típica cena cocinada en familia, en la que cada quién preparó algo, y llegado el momento de probar todo comienzaron los comentarios alusivos: “Mmmh… Qué rica quedó la carne”, “ehh… al puré le faltó un poquito de sal” y así sucesivamente.

En esas, mi abuelita, una viejita adorable que mayormente conversa sobre comidas y el clima, me dice “hija, ya estás lista para casarte”. Esa era su manera de decir que estaba sabroso, que había pasado el estándar de calidad. Acto seguido mi hermano comenta, con un tono de sarcasmo, que seguramente en mis clases de econometría sirvieron mucho para la preparación, dejando claro que mis intenciones -ni las suyas-, son convertirme en una MMC de la vida; no tengo nada en contra, pero no es mi naturaleza. Todas las mujeres presentes lo miraron fijamente, gobernó un incómodo silencio durante la cuantiosa infinidad de diez segundos, yo sonreí a modo de cómplice y cambié el tema.

Fue un momento de choque generacional que me hizo preguntarme: por muchos siglos la mujer ha debido cocinar, servir, criar para, al y por el hombre, pero, ¿aún está vigente eso en el siglo XXI?¿Es la convención social que la mujer es quien debe alimentar al hombre? ¿Qué acaso no es una era de compartir y trabajar en equipo? Vamos, que yo lo hago porque me encanta cocinar, pero, ¿debe aún una mujer sentirse responsable de que su marido se alimente?

No lo creo, hay a quienes no les gusta la cocina y no creo que se deban sentir presionadas a hacerlo, y creo a las que nos gusta tampoco tenemos ninguna obligación. Saber cocinar es más un tema de supervivencia al momento de vivir fuera de casa, que un tema de “responsabilidades femeninas”. Creo que si lo haces debe ser porque lo disfrutas, o porque quieres cuidar de tu salud, pero nunca porque La Sociedad -particularmente la Latina que tiene complejo de machista- te lo impuso, siempre habrá más opciones

Advertisements

5 reglas que una mujer puede/debe romper en esta época

16 Aug

Por Laura Solórzano (@LauSolorzano)

Conversando con mis amigas sobre qué tema podía tratar en mi próximo post me comenzó a surgir la idea de esas reglas absurdas que por los siglos de los siglos (amén) hemos cumplido como si nuestra vida dependiera de ello. La verdad es que sí, hay unas cuantas reglas que pues debes cumplir, digamos no matarás (ni te matarás) es una de ellas, pero vale tenemos un montón de otras que cuando las analizas bien son hasta absurdas.

Pensando en el tema de las reglas comencé a descubrir que a lo largo de la historia (por lo menos desde que la estudio) la mayoría de las reglas deben ser cumplidas por las mujeres por aquello de “la sociedad”. Así que recordé un ensayo que hice en la universidad sobre una comparación entre el Siglo 21 y el Siglo  XVI (siglo del renacimiento), todo esto me llevó a plasmarles aquí 5 reglas. Comencemos.

  1. Tacones ¿Para qué?: A pesar de que a muchas les encante andar en tacones, bien sea por formalidad, por amor, por trabajo, lo cierto es que suelen ser incómodos (y no me digan que no). Antes se acostumbraba al ir a una fiesta que los tacones era lo último que una mujer se podía quitar, perdía la elegancia, el glamour. Olvídense de eso, lo mejor que pueden hacer es verse bellas en tacones las primeras dos horas (yo sólo aguanto una) y después de ahí sacar el arma secreta: unas sandalias chatas plateadas o que combinen con el vestido.  Al día siguiente estarán como nuevas. Admeás creo que los tacones tienen su momento.
  2. Los colores ¿Cuáles?: Salvo la regla de que para una boda o quince años no te puedes vestir de blanco porque opacas a la novia, me parece que todas las demás reglas se deben romper. Aquello de “colores de día”, “colores de noche” es un invento de algún diseñador de moda, pero ya que estamos en algo parecido al renacimiento donde todo está permitido y donde comenzamos a renovarnos está permitido ser creativas. Mi color es el rojo y créanme que a donde voy llevo conmigo algo rojo.
  3. Hombres ¿Cuándo?: Esta regla la rompieron nuestras mamás, probablemente no nuestras abuelas, pero sí con nuestras mamás y la liberación femenina, la píldora anticonceptiva y demás comenzaron a generar una grita en esta norma, aquella de “debes llegar virgen al matrimonio”. Digo, que si son felices y les provoca pues adelante, eso sí a cuidarse porque el mundo está sobre poblado de niños “metidas de patas”.
  4. Ropa ¿Ponerme eso?: El mundo ha cambiado y con él la moda. Chama, déjate de rollos y ponte lo que te dé la gana, cómprate esos pantalones que se usan para hacer Yoga y póntelos para ir al cine, guarda los lentes aburridos y compra los divertidos que te hacen feliz. Ser mujer del siglo 21 implica descubrir lo que eres, cómo eres y saber que todo eso se proyecta. Así que la próxima vez que estés en una tienda COMPRA lo que quieras sin pensar en “Susanita qué dirá sobre esto”. Ya el mundo se encarga de generar fábricas de mujeres, no comencemos nosotras a crearlas también.
  5. Dieta ¿Con qué se come eso?: A ver, aquí no quiero que entremos en polémicas; yo misma estoy “haciendo” dieta en este momento y es que esa dieta consiste en comer sano y balanceado, pero también consiste en sentarme en Ávila Burger y pedir una hamburguesa, comer chocolate, etc., pero también hacer ejercicios. En muchas épocas y culturas se ha creído que la mujer es más bella gorda o flaca. La verdad es que la belleza en esta época va de la mano con sentirte feliz contigo. No importa si eres una MMC o una MM o sencillamente si estés preparándote para casarte, lo  importante del asunto es que te sientas sana y feliz.

Justo ahora comienzan a ocurrírseme más de estas, pero quiero escucharlas a ustedes ¿Qué regla puedes romper en esta época?

4 Tipos de mujeres que jamás deberían tener un sex partner

9 Aug

Por Laura Solórzano (@LauSolorzano) .- Hoy estaba un poco bloqueada para escribir y no lograba dar con un tema que me inspirara a escribir y “enlistar”. Sin embargo, saliendo de la clase de Yoga y caminando al metro recordé que hace aproximadamente un mes una amiga (que no está tan del todo dentro de este siglo) me sugirió hablar de los “amigos especiales”, pero para mí es mejor llamarlo todo por su nombre así que aquí les dejo mi listilla de 4 tipos de mujeres que jamás deberían tener un sex partner.

Recordemos antes que la principal característica dentro de este grupo de mujeres del siglo 21 es que nos aceptamos y reconocemos tal como somos. Nos miramos en el espejo y nos sentimos tranquilas con lo que somos sin importar si la imagen nos gusta o no, digo si no les gusta pues a hacer ejercicios y comer sano, pero si les gusta punto para ustedes. Comencemos:

  1. Princesas de Disney for-Ever: En esta cajita entran todas aquellas mujeres que vieron las películas de Disney, las vivieron, se disfrazaron, las jugaron y no las superaron. Se la pasan el día cantando las canciones de las películas y pues buscan el príncipe azul ¿Qué pasará? Sencillo, decides que ya no serás más así, y después de la primera tarde “especial” en algún hotel “bonito” esperaras el “vivieron felices por siempre”, como no llega te enrollas. Consejo: Be honest! Y no te busques este tipo de rollos y como ñapa lee lo que dice Toto, él lo dice mejor que yo.
  2. Mal pegue: Esta cajita, así como la anterior, generará que un par de amigas se molesten conmigo –sorry chicas, lo hago por ustedes-. Esta es la típica niña que aún recuerda cuando estaba en tercer grado y le pegaron, lo malo no es que lo recuerde… Lo malo es que LLORA al recordarlo. Ella en su cuarto todavía tiene afiches de los BackStreets Boys y en Twitter sigue a todos sus artistas de la adolescencia, y les habla. Digamos que le cuesta un poco aquello de “supera y avanza” ¿Qué pasará? Comienzas diciendo: “No me afecta”, te unes más afectivamente porque “son amigos” y después de meses el te cambia y tu tardas más meses en superarlo. Consejo: For real, consigue ayuda profesional y aléjate del perfil de hombres que no busca relaciones.
  3. Jimmy Neutrona: Esto es porque hay un tipo de mujer que tiene química con todos, según ella. Todos los hombres la miran, la desean y se enamoran, según ella ¿Qué pasará? Terminará teniendo no uno, ni dos sino tres sex partners, te sentirás mal contigo misma y te deprimirás sólo para buscar más. Consejo: Quítate el disfraz y reconoce que tu autoestima y ego están golpeados, huye y pasa más tiempo contigo.
  4. Hombre-Dependiente: Todas tenemos una amiga que es incapaz de hacer algo sola, desde comer hasta irse al cine pasando por “auto-complacerse” en todos los sentidos. Si no hay amigos para hacer algo se quedará en casa deprimida, si  no le abren la puerta del carro se queda adentro o afuera (según sea el caso) ¿Qué pasará? En una noche de borrachera decidirás “cambiar” e irte con el primero que te pique el ojo, al día siguiente te irás a tu casa y como desesperada comenzarás a escribirle y preocuparte porque “vivimos en una ciudad insegura, cómo es que no se reporta”, evidentemente ya espantaste al niño. Consejo: Tienes que estar clara de que eres así y advertirle a la persona que salga a tomar contigo que no te deje irte así la amenaces de muerte.

Chicas, tranquilas, no hay nada malo en estar en alguna de estas casillas (o no estarlo) lo importante como siempre es que podamos vernos tranquilas al espejo, dormir sin pesadillas y estar despreocupadas porque ya sabemos en qué tipo de categoría estoy.

No está mal tampoco tener un sex partner, siempre y cuando ambos lo sepan manejar sin preocupaciones, compliques o “citas” porque somos amigos.

Entre mujeres y futbol… tips

29 Jul

Por Amanda Quintero (@amandaisabel87)

Los recientes días de campeonato futbolístico han servido de muchas cosas: elemento esperanzador, prueba de que se pueden alcanzar nuevas metas y también para romper paradigmas; pero sobre todo, para que hombres y mujeres de un continente entero se reúnan frente a una misma pantalla a apoyar a sus respectivas selecciones, cada uno deseando con todas sus fuerzas hacerse merecedor de la copa. Además, me sirvió para observar los garrafales desaciertos de muchas mujeres a la hora de ver el futbol en comunidad y que una mujer del siglo XXI no puede permitirse cometer.

Debemos comenzar por establecer una premisa central: el futbol es un deporte de testosterona, una oportunidad para que hasta el más enclenque de los varones se sienta «macho de pelo en pecho» frente a sus compañeros, es su momento para compartir entre hombres y esa naturaleza debe ser respetada. Dando esto por sentado, listemos algunos errores:

  1. Hacer preguntas sobre los uniformes. Yo sé que la moda rige buena parte de nuestro pensamiento y que tenemos la capacidad de reconocer más colores que Photoshop CS5, pero comentarlos en público suele traer una ola de chalequeos o, en el peor de los casos, la etiqueta de «cotufa».  Pregúntalo de manera individual o coméntalo con otra de las chicas presentes.
  2.  Intentar leer en voz alta los apellidos complicados en momentos importantes. « ¿Estiba-qué?» A todas nos da curiosidad cómo es que nunca se aprendieron una fecha en historia pero se aprenden estos nombres, la posición que juegan y en qué equipos han estado, pero es así. Recomendación: espera a que estén pasando la repetición para preguntar la pronunciación correcta.
  3. Defender al equipo contrario. Si estás en un lugar en el que todos apoyan a un solo equipo y no eres gran conocedora del deporte, recuerda que en ese contexto lo importante no es la justicia ni tampoco la mera participación, lo importante es el sentido de gremio generado al apoyar a un mismo equipo.
  4. Preguntar por jugadores que no están en el partido. Recordemos que existen decenas de copas, torneos, campeonatos y muchos de los jugadores van y vienen de continente. Es por eso que es recomendable estar segura de qué equipos juegan y más importante aún, en qué copa están, así no preguntarás por Messi en un partido España vs. Portugal.
  5. Preguntar cuál equipo es mejor. Este comentario es considerado ofensivo por la tolda masculina; como ya hemos dicho lo importante no es la competencia, sino apoyar al equipo hasta el final.
  6. Cuidado con los gritos. Es importante y altamente recomendable que te hagas parte de la dinámica, te emociones y grites con pasión, pero ojo, trata de que esos gritos no suenen como si el señor del sombrero te ha sorprendido alegremente. En otras palabras, ninguno de tus «ou» debe combinar con «ra-ta-tá».

 

Por último y más importante de todos:

7. Decir la frase «Mi amor, me estoy haciendo pipí ¿me acompañas al bañó?». ¡No, no, no! Suicidio total usar estas palabras fuera del medio tiempo, dile a una amiga que te acompañe, por el bien de tu relación con él y con sus amigos.

No pretendo deciros que ninguna mujer sabe de futbol, que es machista ni mucho menos. Sólo comparto con aquellas que, como yo, no son amantes pero disfrutan de ir a ver un juego en compañía algunos tips generales que sirven para esta Copa y cualquier otra, porque eso de que «qué fastidio ver el futbol con mujeres» es cosa del siglo pasado.

Les dejo esta simpática guía simple de futbol para mujeres.

Hombre Calamar

14 Jul

Por Beatríz “Batita” González (@Batita_González) .- Creo que todos podemos ser desdoblados en algún animal que posea al menos una característica que nos identifique, y creo además que en mis pocos años en el complicado mundo de las relaciones he acumulado bastantes ‘’animales’’ como para ir armando mi propio zoológico o mi propio libro de ‘’fauna silvestre’’. Es verdad, y no es una idea descabellada.

 Me explico; he tenido hombres fríos como peces, escurridizos como serpientes, vanidosos y vagos como loes leones, sabihondos y quejumbrosos como los búhos, cariñosos como los osos, fieles como los perros, astutos como los gatos…en fin, he tenido de casi todos los tipos de hombres-animales que existen, hasta ahora… que ha llegado un espécimen rarísimo y que me ha costado Dios y su ayuda para calificar.

 El hombre calamar.

 Anda, que es en serio, no se rían… sé que suena a locura, pero cuando les narre del hombre calamar todas pondrán cara de ‘’Te entiendo perfectamente, yo también he salido con un calamar’’.

 Este hombre tiene un montón de manos, pero para nada es un pulpo… que va, las manos de este hombre no andan por ahí ‘’metiendo mano’’, no no… las manos de este hombre están en muchos lados para no estar en ninguno, sin contar que tiene siempre una mano en el bolsillo, una mano oculta que no muestra y que no da, una mano que no se atreve siquiera a tender.

 El tema es que el hombre calamar se caracteriza porque no quiere darlo todo.

 Y lo peor no es el cuento de las manos, no, para nada. Lo peor es que este hombre escupe tinta, sí así mismo. Escupe tinta.

 Vamos a llamar al hombre calamar como el pulpo Paul, el del mundial 2010. Paul está lleno de palabras, de frases, de citas. Paul no se calla nunca, siempre tiene algo que decir –normalmente irrelevante, o prefabricado, del tipo ‘’lo que ellas quieren oír’’-

 Cuando Paul y yo estamos juntos él empieza a hablar y todo se llena de tinta, una tinta que nubla la vista y los sentidos, una tinta que penetra por los poros y droga. Una tinta que me impide ver más allá de mí y de Paul.

 Pero claro, es porque toda la tinta es la maniobra de despiste de Paul. Es su salvoconducto emocional, es su ‘’no voy a invertir emocionalmente en algo que aún no sé si va a funcionar’’.

 Paul como los calamares utiliza la tinta para enturbiar el ambiente, y todo lo resuelve con un ‘’vale’’ o con un beso si se le acaban las frases.

 Y es inquieto, además. Se levanta de la cama, camina por el cuarto, mira por la ventana, cambia la radio, habla, habla, se mueve, va y viene. Siempre está en movimiento, siempre anda apurado. Siempre tiene algo más que hacer.

 Y es verdad que Paul no vive en este estanque, y que a mi eso no me importa. Lo único que quiero es saber que tipo de hombre-animal es Paul y decirle que no bote tanta tinta, que me arden los ojos de abrirlos en el agua sucia para ver si puedo mirarlo a los ojos.

 Así que, este es mi hombre calamar, y me gusta –a pesar de- Ustedes, ¿tienen algún hombre-animal //mujer-animal sobre la cuál contarme?.

%d bloggers like this: