Tag Archives: bodas

Mujeres y el Matrimonio ¡Qué rollo! (Parte I)

22 Feb

Por Laura Solórzano (@LauSolorzano).- ¿Me estoy poniendo vieja? Pero si tengo sólo 24 años, entonces cómo es que ya me quedan un par de amigas solteras, y yo claro. En estos últimos años (2 exactamente) me he dedicado a “comprender” a mis amigas, bueno más bien a no dejarlas de querer, o sea a todas las que comenzaron a casarse desde los 22 años ¿Qué les pasa? ¿Será una nueva pandemia y la OMS no lo ha notado? ¿Existirá una Organización Mundial para el Estudio de las Mujeres y esta Enfermedad? ¿Dónde quedaron todas esas aventuras de viajar, los hombres, los postgrados, los apartamentos de soltera? ¿Cuándo llegaron esos príncipes? ¿Y el mío? Ese seguro viene en metro y para variar tiene retraso o capaz tratando de esquivar los huegos del a regional del centro.

¡Sigamos! Él ya llegará. Mis amigas, mujeres inteligentes todas, con carreras importantes, exitosas, se dedicaron por mucho tiempo a no salir con nadie, ir a cosas raras e intensas, a no maquillarse mucho, a ponerse cualquier cosa con tal de no salir desnudas a la calle, pero… De repente… Llegó un tipo y -casi planificadas todas- 8 meses después llegaba la noticia: Me caso :D.

Obviamente todo un shock para mi, me estaba quedando sin compañeras para las aventuras de la vida. Sin embargo, como no todo puede ser malo, comencé a observar el comportamiento de todas mis amigas: las que tenían novios desde hace años, las que no, las que quieren casarse a como de lugar, en fin TODAS (yo incluida en ese paquete).

OMG!!!!!!!! Completo desastre, escrubí que todas teníamos una Susanita por dentro. En cumpleaños, cenas, cafés y por supuesto en bodas de otras amigas el único tema de conversación -o al más repetido y obligatorio- comenzaba a ser: ¡MI BODA!, pero no la mía sino la de cada una de ellas ¿Si lo ven? Lo que me ponía a observarlas más todavía: “En mi boda habrá tal cosas”, “en mi despedida de soltera tienen que hacer aquello”, “tienen que decirle a fulanito que no me gusta el oro amarillo”. Por mi cabecita sólo pasaba las images de los novios hablando de Fútbol, política y otras de esas cosas. Un par de veces hasta me acercaba a comprobar mi teoría.

Lo cómico -raro- del asunto es había un silencio incómodo cuando yo les decía: “Qué chistosas, están como desesperadas ¿no?”. Claro, todo aquello seguía del: Es que tu no entiendes, tienes que enamorarte, etc. Ahora me pregunto yo ¿No entiendo o tiene que ver con el autoengáño (femenino y masculino) siempre es la mejor salida a esta situación? No sé, porque digamos, la verdad es que probablemente cuando me enamore comience a pensar así, pero no lo negaré: Sí, me quiero casar ¿y? ¿Está mal? Qué ganas de enrollarnos. Definitivamente: ¡Ámalas, pero no intentes entenderlas!

Pronto les daré la segunda parte de este post, porque me puse a pensar -Junto a Merce- en los tipos de mujeres según el matrimonio… Pero eso está en construcción, así que tienes algún aporte escríbelo.

 

Advertisements
%d bloggers like this: