Tag Archives: nosotras

La idea de tu ausencia

3 Mar

Por Amanda Quintero (@amandaisabel87)

Me dijeron que te ibas y mi corazón suspiró.

 

«No puede ser, te vi hace poquísimo y no me dijiste nada», pensé. Sin quererlo me sentí traicionada.

 

¿Qué pasó con nosotros?

 

¿Y yo no tengo nada que decir?

 

Permanecí callada con la mirada perdida, y todo por culpa del cochino dinero. «Es lo único que te importa, y lo único que siempre te importará. Y la hija de Mary que vea qué hace consigo misma cuando estés en otras tierras coqueteándole a otros cuerpos» continuaba yo en mi indignación.

 

Entonces me erguí cuan alta soy y me dije a mi misma « ¡Pues que así sea! no me pienso encadenar a tu puerta para evitar tu partida. Lo único que me queda es ir a tus ofertas de liquidación».

 

Estuve pendiente de escuchar noticias que me hablaran de ti, y finalmente llegaron a mis oídos: Tiendas ZARA confirma que se queda en Venezuela.

 

¡Sí! ¡Sólo fueron rumores de pasillo, pero te quedas conmigo! Seguirás ahí cada vez que cobre una platica y me quiera dar un gustito, para la búsqueda de suetercitos que pegan con todo en las ofertas de fin de temporada, o de las falditas primaverezcas que le levantan el ánimo de cualquiera que esté down (yei!). Por primera vez me di cuenta de lo mucho que te quería.

 

Y es que ¿qué mujer de la post industrialización no disfruta llegar a una de sus tiendas favoritas y probarse la mitad de la colección en exposición? ¡Y luego pasar esa tarjeta con gusto!

 

¿Qué puede hacerla sentir más reina del mundo que salir de shopping y llegar con las manos llenas de bolsitas? Sólo un buen secado de pelo lo supera. No podemos evitarlo, desde la era de las cavernas somos recolectoras innatas.

 

Creo que ya puedo  respirar más tranquila y borrar «Buscar fecha de liquidación de ZARA» de mi agenda. Eso sí, ¡no me vuelvas a echar ese susto!  Mira que las mujeres del siglo XXI seremos dramáticas, neuróticas, sensibles e incomprendidas, pero cosas simples como tú nos alegran la existencia.

 

Advertisements

Mujeres y el Matrimonio ¡Qué rollo! (Parte I)

22 Feb

Por Laura Solórzano (@LauSolorzano).- ¿Me estoy poniendo vieja? Pero si tengo sólo 24 años, entonces cómo es que ya me quedan un par de amigas solteras, y yo claro. En estos últimos años (2 exactamente) me he dedicado a “comprender” a mis amigas, bueno más bien a no dejarlas de querer, o sea a todas las que comenzaron a casarse desde los 22 años ¿Qué les pasa? ¿Será una nueva pandemia y la OMS no lo ha notado? ¿Existirá una Organización Mundial para el Estudio de las Mujeres y esta Enfermedad? ¿Dónde quedaron todas esas aventuras de viajar, los hombres, los postgrados, los apartamentos de soltera? ¿Cuándo llegaron esos príncipes? ¿Y el mío? Ese seguro viene en metro y para variar tiene retraso o capaz tratando de esquivar los huegos del a regional del centro.

¡Sigamos! Él ya llegará. Mis amigas, mujeres inteligentes todas, con carreras importantes, exitosas, se dedicaron por mucho tiempo a no salir con nadie, ir a cosas raras e intensas, a no maquillarse mucho, a ponerse cualquier cosa con tal de no salir desnudas a la calle, pero… De repente… Llegó un tipo y -casi planificadas todas- 8 meses después llegaba la noticia: Me caso :D.

Obviamente todo un shock para mi, me estaba quedando sin compañeras para las aventuras de la vida. Sin embargo, como no todo puede ser malo, comencé a observar el comportamiento de todas mis amigas: las que tenían novios desde hace años, las que no, las que quieren casarse a como de lugar, en fin TODAS (yo incluida en ese paquete).

OMG!!!!!!!! Completo desastre, escrubí que todas teníamos una Susanita por dentro. En cumpleaños, cenas, cafés y por supuesto en bodas de otras amigas el único tema de conversación -o al más repetido y obligatorio- comenzaba a ser: ¡MI BODA!, pero no la mía sino la de cada una de ellas ¿Si lo ven? Lo que me ponía a observarlas más todavía: “En mi boda habrá tal cosas”, “en mi despedida de soltera tienen que hacer aquello”, “tienen que decirle a fulanito que no me gusta el oro amarillo”. Por mi cabecita sólo pasaba las images de los novios hablando de Fútbol, política y otras de esas cosas. Un par de veces hasta me acercaba a comprobar mi teoría.

Lo cómico -raro- del asunto es había un silencio incómodo cuando yo les decía: “Qué chistosas, están como desesperadas ¿no?”. Claro, todo aquello seguía del: Es que tu no entiendes, tienes que enamorarte, etc. Ahora me pregunto yo ¿No entiendo o tiene que ver con el autoengáño (femenino y masculino) siempre es la mejor salida a esta situación? No sé, porque digamos, la verdad es que probablemente cuando me enamore comience a pensar así, pero no lo negaré: Sí, me quiero casar ¿y? ¿Está mal? Qué ganas de enrollarnos. Definitivamente: ¡Ámalas, pero no intentes entenderlas!

Pronto les daré la segunda parte de este post, porque me puse a pensar -Junto a Merce- en los tipos de mujeres según el matrimonio… Pero eso está en construcción, así que tienes algún aporte escríbelo.

 

%d bloggers like this: