Tag Archives: siglo xxi

Un clóset lleno de nada

23 Aug

Por Beatriz González (@Batita_Gonzalez)

Viernes tipo siete y media de la noche. Una chica en toalla, recién bañada se dispone a ver que outfit va a usar en un par de horas para irse de fiesta por ahí. Abre el clóset y allí, entre ganchos y gavetas aguardan faldas, pantalones, vestidos, jumpers, camisas, camisetas, franelillas, tops, shorts, pescadores, leggins, sandalias, tacones, medias y un sin fin de accesorios listos y dispuestos para crearle el “look ganador de la noche”.

 Viernes, ocho de la noche. El mismo escenario, salvo que ya el clóset no está del todo ordenado y pareciera que un monstruo hubiera escupido la ropa en todo el perímetro del cuarto. Nuestra chica se ha medido más de 4 conjuntos e infinitas combinaciones, ha pedido ayuda, ha consultado con el espejo, con sus amigas, y casi con el consejo de ministros de la República de la Moda. Y sigue en toalla, los minutos pasan, y su plan de viernes por la noche se va alejando cada vez más.

Viernes, ocho y media de la noche. La chica empieza a colapsar, está frustrada, nada le gusta, ni la convence y ya harta de deshojar la margarita de la ropa, llama por teléfono para cancelar el plan, soltando la tan trillada frase:

“No, no voy a ir. Es que no tengo NADA que ponerme”.

Todas, en algún momento hemos sido esa chica, el día es lo de menos, hemos sido esa chica un sábado al mediodía, o un martes en la tarde. Pero hemos estado en la misma situación y hemos dicho la misma frase “no tengo nada que ponerme, nada, nada que ponerme”. Y hemos visto mil veces nuestra ropa, y nos hemos probado todo lo que tenemos a la mano.

Es inexplicable como teniendo tanta variedad de ropa, aún insistamos en esta frase. ¿Será que tenemos un clóset lleno de “nada que ponernos”?

No, la respuesta es no. Es que somos caprichosas, volátiles y a veces no sabemos como variar y jugar con las piezas de nuestro guardarropa, pero no hay porque sucumbir al pánico, ni mucho menos tenemos que dejar de salir solo porque no tengamos la combinación perfecta.

Y ya me dirán “seguro esta jeva tiene el clóset de las hermanas Kardashians y por eso no me comprende”, pero no. Tengo un clóset normal, como el de cualquier chica en sus veinte, pero tengo creatividad y una computadora con acceso a Internet, por lo que puedo revisar combinaciones y tratar de emular un look que me guste con lo poco/o mucho que tengo en mi clóset.

La solución, queridas lectoras es ser versátiles, y estar al día en cuanto a tendencias sin mortificarnos mucho, por lo que les recomiendo no solo las revistas de moda, sino un par de websites donde pueden inspirarse.

Para que nunca más cancelemos planes por no tener “nada que ponernos”.

Websites: Polyvore.com // http://nanysklozet.blogspot.com

Advertisements

5 reglas que una mujer puede/debe romper en esta época

16 Aug

Por Laura Solórzano (@LauSolorzano)

Conversando con mis amigas sobre qué tema podía tratar en mi próximo post me comenzó a surgir la idea de esas reglas absurdas que por los siglos de los siglos (amén) hemos cumplido como si nuestra vida dependiera de ello. La verdad es que sí, hay unas cuantas reglas que pues debes cumplir, digamos no matarás (ni te matarás) es una de ellas, pero vale tenemos un montón de otras que cuando las analizas bien son hasta absurdas.

Pensando en el tema de las reglas comencé a descubrir que a lo largo de la historia (por lo menos desde que la estudio) la mayoría de las reglas deben ser cumplidas por las mujeres por aquello de “la sociedad”. Así que recordé un ensayo que hice en la universidad sobre una comparación entre el Siglo 21 y el Siglo  XVI (siglo del renacimiento), todo esto me llevó a plasmarles aquí 5 reglas. Comencemos.

  1. Tacones ¿Para qué?: A pesar de que a muchas les encante andar en tacones, bien sea por formalidad, por amor, por trabajo, lo cierto es que suelen ser incómodos (y no me digan que no). Antes se acostumbraba al ir a una fiesta que los tacones era lo último que una mujer se podía quitar, perdía la elegancia, el glamour. Olvídense de eso, lo mejor que pueden hacer es verse bellas en tacones las primeras dos horas (yo sólo aguanto una) y después de ahí sacar el arma secreta: unas sandalias chatas plateadas o que combinen con el vestido.  Al día siguiente estarán como nuevas. Admeás creo que los tacones tienen su momento.
  2. Los colores ¿Cuáles?: Salvo la regla de que para una boda o quince años no te puedes vestir de blanco porque opacas a la novia, me parece que todas las demás reglas se deben romper. Aquello de “colores de día”, “colores de noche” es un invento de algún diseñador de moda, pero ya que estamos en algo parecido al renacimiento donde todo está permitido y donde comenzamos a renovarnos está permitido ser creativas. Mi color es el rojo y créanme que a donde voy llevo conmigo algo rojo.
  3. Hombres ¿Cuándo?: Esta regla la rompieron nuestras mamás, probablemente no nuestras abuelas, pero sí con nuestras mamás y la liberación femenina, la píldora anticonceptiva y demás comenzaron a generar una grita en esta norma, aquella de “debes llegar virgen al matrimonio”. Digo, que si son felices y les provoca pues adelante, eso sí a cuidarse porque el mundo está sobre poblado de niños “metidas de patas”.
  4. Ropa ¿Ponerme eso?: El mundo ha cambiado y con él la moda. Chama, déjate de rollos y ponte lo que te dé la gana, cómprate esos pantalones que se usan para hacer Yoga y póntelos para ir al cine, guarda los lentes aburridos y compra los divertidos que te hacen feliz. Ser mujer del siglo 21 implica descubrir lo que eres, cómo eres y saber que todo eso se proyecta. Así que la próxima vez que estés en una tienda COMPRA lo que quieras sin pensar en “Susanita qué dirá sobre esto”. Ya el mundo se encarga de generar fábricas de mujeres, no comencemos nosotras a crearlas también.
  5. Dieta ¿Con qué se come eso?: A ver, aquí no quiero que entremos en polémicas; yo misma estoy “haciendo” dieta en este momento y es que esa dieta consiste en comer sano y balanceado, pero también consiste en sentarme en Ávila Burger y pedir una hamburguesa, comer chocolate, etc., pero también hacer ejercicios. En muchas épocas y culturas se ha creído que la mujer es más bella gorda o flaca. La verdad es que la belleza en esta época va de la mano con sentirte feliz contigo. No importa si eres una MMC o una MM o sencillamente si estés preparándote para casarte, lo  importante del asunto es que te sientas sana y feliz.

Justo ahora comienzan a ocurrírseme más de estas, pero quiero escucharlas a ustedes ¿Qué regla puedes romper en esta época?

La mentira de los “mejores amigos”

6 Jun

Por Amanda Quintero (@AmandaIsabel87) .- Este tema es un debate abierto y en mi opinión cíclico, es como cuando te preguntan si legalizarías el aborto o si apoyas la pena de muerte, hay un pequeño grupo que tiene claro lo que cree, y otro mucho más numeroso que varía en el tiempo y según la situación por la que esté pasando. Creo que finalmente me he insertado en el primero.

Este debate es el de la posibilidad de que un chico y una chica sean “mejores amigos”; llegué a la conclusión de que no lo creo. Y no quiero decir con esto que las niñas sólo pueden ser amigas de las niñas, pero definitivamente hay un comportamiento sistemático y estandarizable que me lleva a reflexionar sobre la condición en cuestión. Desglosemos.

Casi siempre uno cree que finalmente lo ha conseguido, tener un mejor amigo del sexo opuesto. Este primer individuo siente genuinamente un cariño fraternal por el otro y no tiene otro interés que el de compatir los momentos buenos y amargos de la vida. Pero siempre está el segundo individuo, no se sabe si él o ella, que tiene secretas esperanzas de que vaya más allá, y mientras más intenta disimularlo más evidente es para todo el mundo menos para el primer induviduo.

Comienza entonces una coreografía de sutiles comportamientos excusables tras el ya trillado argumento de “somos mejores amigos” que en mi opinión tiene dos intenciones detrás: la del primer individuo que piensa “qué fastidio la gente que sigue con este tema” y la del segundo que piensa “por ahora”, es como ver La Boda de Mi Mejor Amigo una y otra vez. Ejemplifiquemos:

Una “mejor amiga” no le dice jugando “esa novia tuya hace malísima pareja contigo, tú y yo hacemos mejor pareja”, no va a casa del “mejor amigo” a hacerle sopita cuando le da gripe y no, definitivamente no, le hace las carpetas de Cadivi al “mejor amigo”. Los comportamientos serviciales en el siglo XXI no son otra cosa que nuestras -y me incluyo en el paquete- ideas de ser la esposa perfecta y no la amiga tan deseada que disfruta contigo y te apoya incondicionalmente. Increíblemente ningún hombre que lea esto estará de acuerdo con lo que acabo de decir.

Asimismo, un “mejor amigo” no se molesta con la “mejor amiga” por vestir un escote atrevido, no está pendiente de si le quedan bien esos jeanes y no, definitivamente no, aprovecha cualquier ocasión para tener contacto físico, eso de los abrazos frecuentes, besitos de saludo prolongados o los clásicos toques ocasionales de mano “sin querer”. Increíblemente, todas las niñas que tienen este tipo de amigos leerán esto y dirán “qué exagerada es Amanda”.

Vamos, claro que hay que tener amigos de ambos géneros, es más, mis hijos no estudiarán en colegios de monjas o de curas! Pero cada vez creo menos en la existencia de relaciones niño-niña “mejores amigos” y precisamente porque los problemas de asimetría de información traen conflictos es importante que al menos nosotras, las mujeres que queremos romper con los paradigmas del siglo pasado tengamos presente un par de cosillas: si estamos en una relación que suena conocida a lo anterior debemos plantearnos:

¿Soy el individuo número uno o el individuo número dos?

Si soy el primero, tenerlo presente porque no obtendremos mucho de confrontarlo, pero podemos intentar controlar las benditas “señales” malinterpretables.

Si soy el segundo, debo hacerme otra pregunta: ¿va esto para algún lado?

Y si va te ganaste la lotería! Vivirás una historia como la de Mónica y Chandler, divertida y de mucho amor. Pero si no, no te sigas dando golpes contra la pared, recuerda las enseñanzas de la peli más sincera que toca este tema “He is just not that into you”

¿Y ustedes? ¿Tienen mejores amigos?

 Trailer de He’s just not that into you:

http://www.youtube.com/watch?v=0IeXqvFR6HI

Las amigas y sus consejos.

31 May

Por Laura Solórzano (@LauSolorzano) .- Entre tanto material que tenía para escribir resulta que me volví un 8, que si “escribe sobre las cuaimas”, o “sobre los cambios de nicks”, mejor aún “escribe sobre la infidelidad femenina, seguro te queda buenísimo el artículo”. Pero nadie me propuso escribir jamás sobre “los consejos de mi amiga”. Porque digamos, como me dijo Meche un día “El problema es que somos expertas en la vida de las demás, pero no en la nuestra”, ¡Mm! Eso parece ser, definitivamente estamos demasiado pegadas al rompecabezas como para ver la imagen completa y por eso no podemos entender qué nos está pasando en pleno siglo XXI.

Ser mujer hoy en día imagino que debe ser un poco más complicado de lo que fue serlo hace unos cuantos años, sobre todo por aquello de tener acceso a la tecnología y que entre Facebook, Twitter, Flickr, YouTube y los BBM no hay nada oculto.  Pero ya va, eso funciona para hablar el tema pareja, pero ¿Y las amigas?

Estoy segura que todas las mujeres tenemos distintos tipos de amigas con distintos tipos de consejos –los cuales jamás escuchamos-. Así que ahora nombraré 5 tipos de amigas que solemos tener en este siglo tecnológico:

1.- Amiga Internet: Tiene que ver con aquella amiga que te da consejos por Facebook, Twitter, BlackBerry, Iphone y ese consejo va con un link de YouTube o alguna revista loca que vio por ahí. Generalmente ella te da consejos útiles pero te encanta guardarlos para “verlos después con calmita”. Además de eso, es la amiga a la que probablemente nunca veas, pero que siempre está presente de alguna manera. Puede ser también catalogada como Facebook Stalker.

2.- Amiga Drama: Nada está bien, o nunca está lo suficientemente bien. Es increíble cómo para ella darte un consejo tiene que recordarte a Pedrito, el niño de 4to año del colegio del que le hablaste una vez y de cómo no funcionó el asunto con él por estar pendiente de entrar en la universidad. Esta amiga te llama largas horas, llora contigo, por todo arma un show. En fin, este tipo de amiga es mejor si la tenemos pero la apartamos un poco de nuestras vidas, de lo contrario se nos llena de drama.

3.- Amiga P… Con consejos un poco más liberales: Ella nunca, nunca entiende tu drama con un tipo si afuera tienes más de uno disponible para ti; vive cuadrándote a los amigos y como nunca haces nada con ellos pues… Ella termina siendo la reina de las fiestas. Te compra vestiditos cortos, te busca enlaces pornos y cree que el mejor consejo que te puede dar en la vida es “un clavo saca a otro clavo”… O… En fin, esta es tu amiga divertida que dependiendo de tu personalidad te divierte o te cansa. En mi caso, no tengo una amiga así sino un amigo, así que no me cansa mucho.

4.- Amiga “MMC”: Evidentemente todas nosotras sabemos lo que es una MMC (Mientras Me Caso o mujer del Siglo pasado). No tengo mucho que decir sobre esta amiga más que tiene todo listo para tu boda con una invitación que tiene un espacio en blanco  que dice: “Inserte aquí nombre del novio perfecto para tí”. Sí, parece loco, pero esta es la amiga que siempre te dará consejos para casar a ese hombre que te pareció lindo en la cafetería o discoteca. A veces es bueno huir de esas amigas.

5.- El combo amiguero: Este combo incluye a más de una amiga, ese es el que tienes en un grupo de BBM y que contiene a todas las anteriores y más. Claro, juntas son espectacuales las amigas, separadas puede que ya no las aguantemos tanto, pero este combo amiguero es el que está listo apenas grites diciendo: Niñitas, está saliendo con otra; me dejó porque es gay; no está emocionalmente disponbile. Así que les recomiendo que armen su combo.

En fin, para mi una de las cosas más importantes de la vida es contar con un grupete de amigas que ha sido mi soporte en muchas cosas pero que sobre todo: Soportan mi intensidad y excentricidad.

Y pues, no, no siempre se habla de hombres y mujeres. También hay amigas del siglo XXI.

Carta a los hombres sobre las mosquitas muertas

11 Apr

Por Laura Solórzano (@LauSolorzano)

Aclaratoria inicial: Esta carta aplica para absolutamente todos los hombres de este planeta. Favor abstenerse a sacar conclusiones.

 

 

Queridos hombres;

 

Me urge hablar con ustedes, sobretodo porque siempre los defiendo por casi encima de todas las cosa; por aquello de que las mujeres del SXX sacan conclusiones y se hacen líos en la cabeza. Aunque a mi también me pasa eso todavía. En fin, me parece que es necesario contarles sobre: las Mosquitas Muertas, de ahora en adelante MM.

 

Lamentablemente, existe este tipo de fémina que por muchos años ha hecho que nuestro gremio sufra algunas acusaciones injustas. Así que, en aras de preservar relaciones de pareja, amistad e incluso familiares, sentí la necesidad de hablarte sobre los tres tipos más comunes de MM, a saber:

1.      Tu mejor amiga: ¡Ya va! Yo también soy mejor amiga de alguien, pero no le espanto a las novias, ni soy una cosa con ellas cuando el está y otra cuando no. Es decir, existen dos tipos e mejores amigas:

a.       Las que están claras y hasta le cuadran mujeres a las mujeres varias en fiestas y les dan consejo, como si fuese realmente un hermano.

b.      Las MM: Estas son las que siempre te han tenido ganas pero están esperando que tu lo notes, nunca se te insinúan, nunca tienen un novio o si lo tienen es una relación rara y JAMAS aprueba ninguna de tus novias. Ahora, si por casualidad lo hace, créeme ella es un cosa cuando está contigo y otra cuando está con ella.

2.      Tu ex, que también es tu amiga: Como ya deberías saber existen tantos tipos de mujeres como siglos en la historia. Así que por ahí debes tener alguna exnovia, exmujer, exresuelve, examiga-con-derechos, que apenas vea que estas comenzando a ser feliz con alguna otra comenzará de repente a buscarte. ¡Enciende la alerta! Ella es una MM que atenta contra tu nueva relación, no quiere volver contigo, créeme, sólo no LA quiere ver feliz contigo.

3.      La MM innata: Ya estamos terminando, esta es la típica que cuando estamos en grupo se la da de la calladita, la santa, la que no rompe un plato, la que quiere ser pana. Sin embargo, basta que vea que otra te miró o que estás prestándole más atención a otra para que ella saque unas garras bien afiladas y comience a atacarte ¿Cómo? Es la que te muestra el escote de la nada, la que se te lanza encima cuando bailan y la que dirá –como cosa suya- que esa “otra” tiene (Inserte aquí comentario negativo). ¡Huye!

 

En fin, las MM son las que se embarazan para amarrar a un hombre, las que critican a Shakira, las que son incapaces de aceptar que les gusta fastidiarñe la vida a otras mujeres más que pasarla bien con ese hombre. En mi opinión, las MM son las que más viven en función de la otra, las que tratan de cambiarlos y las que les ponen una venda en los ojos y les abren las carteras.

 

Así que querido hombre, ¡Huye!

Una amiga que los quiere.

 

Laura Solórzano (@LauSolorzano)

%d bloggers like this: